Ir al inicio
|
|
|
   
26-04-2010
Liquidez y Financiación Bancaria
13-02-2012ver articulo
“SOÑAR ES POSIBLE”
20-05-2010ver articulo
Segmentación: Clave para el éxito comercial
26-04-2010ver articulo
Liquidez y Financiación Bancaria
Artículos encontrados: 12

Páginas: 1 [2] [3] [4]

Cada vez es más común escuchar que las empresas tienen problemas de liquidez. Debido al momento en el que se encuentra la economía mundial se está produciendo un freno -en algunos casos un paro- del consumo cuya consecuencia más directa es la caída generalizada de las ventas en las empresas. Esto está provocando que las empresas tengan que rediseñar su estructura para ser capaces de afrontar, con menos ingresos, todas sus obligaciones.


Las empresas que más están sufriendo son aquellas que presentan una estructura pesada, es decir muchos costes fijos, y por lo tanto son menos flexibles para adaptarse a los cambios del entorno. Un caso menos drástico es el de las empresas con una estructura más ligera y que por tanto pueden afrontar cambios o reestructuraciones de manera más rápida.


Si a la disminución de las ventas se añaden los problemas de cobro, que cada vez son más frecuentes, se produce en las empresas una situación de tensión de liquidez muy acusada (las estadísticas son aplastantes, el 90% de las compañías está teniendo problemas de falta de liquidez ante la imposibilidad de cobrar a sus clientes).
Si esta morosidad no es muy pronunciada puede ser solventada con el desarrollo de la propia actividad pero en el caso de ser de mayor envergadura el proceso lógico sería la búsqueda de financiación.


Para minimizar estos problemas antes de captar nuevos clientes se proponen las siguientes medidas:


1. Antes de entrar en tratos con clientes comprobar su solvencia, nivel de endeudamiento o hábitos de pago a través de informes comerciales

2. Realizar consultar al RAI (Registro Aceptaciones Impagadas) o ANEF (Asociación nacional de entidades de Financiación)


Desde nuestra óptica estamos observando además, que aquellas empresas que realizaron inversiones anteriores a la crisis bajo el supuesto de que la situación iba a ser más positiva se están encontrando con dificultades para afrontar los pagos de dicha inversión. Puede incluso que se vean obligados a financiar esas inversiones a largo plazo con financiación a corto plazo (financiación circulante) con lo que las tensiones de tesorería se agudizan.


Algunas de las soluciones que se proponen para liberar esas tensiones son:


1. Reestructuración de la deuda a mayor plazo.

2. Recuperar parte del capital de trabajo (lo que comúnmente conocemos como activo corriente, efectivo, inversiones a corto plazo, inventario, etc.).


Tenemos que ser conscientes de que cuanto más nos adelantemos a esta situación de tensión de liquidez más posibilidades tendremos de obtener la financiación necesaria.
En estos momentos las propias entidades bancarias no presentan exceso de liquidez por lo que el acceso a financiación se está volviendo más complicado, los bancos están siendo más exigentes en el momento de conceder financiación. Uno de los factores principales con los que se encuentran las empresas en el momento de obtener financiación es la exigencia por parte de las entidades financieras de que la compañía aporte garantías.


También es importante destacar que en estos momentos se convierte en un elemento prioritario el destinar recursos a presentar adecuadamente la información a los bancos fundamentalmente para transmitir tranquilidad y conocimiento de nuestro negocio. Para la obtención de la financiación intervienen además otros factores como el nivel de endeudamiento de la empresa, la evolución de la misma, las perspectivas de futuro, el volumen que se solicita o el pool bancario, que se deben reflejar. En este punto de incertidumbre en el que nos encontramos la rapidez en la obtención de financiación adicional es clave para la correcta gestión de un negocio y presentar correctamente esta información agiliza este proceso.


Cuando una empresa decide buscar financiación adicional o bien reestructurar la financiación existente lo primero que debe hacer es plantearse cuales son sus necesidades:


-Estructurales, financiación a largo plazo

-Circulante, financiación a corto plazo para prácticas operativas


Cuando se conoce el tipo de necesidad hay que cuantificarla y además contemplar un excedente de seguridad. Este punto es muy importante para evitar aquellos casos en los que por un lado no se pueda acometer la inversión prevista o por el otro no se puedan asumir los intereses de financiación no utilizada. Es decir, un factor muy importante que no se debe olvidar es el coste (intereses, comisiones de apertura, comisiones de no disponibilidad, comisiones de cancelación anticipada, etc.) de la financiación que puede llegar a condicionar una operación.


Todos los aspectos puestos encima de la mesa en este artículo suponen un trabajo adicional a la gestión de un negocio; contribuyen a desviar la atención de la actividad económica, en un momento crítico en el que no conviene levantar la vista del negocio. Por ello es recomendable que los gestores se acompañen de personal experto que ayude a minimizar el tiempo y coste dedicado a estas actividades y permita al equipo gestor seguir concentrado en su operativa.

>> Descargar Articulo